Musa efímera

Poema por encargo de un buen amigo.

III

Un beso me ofreciste en la mejilla, solo un beso,

mas mi piel, que es sensible

a cualquier estipendio de tu cuerpo,

se ha quedado prendida

del vértice preciso de tus labios.