Beso


Beso

Medimos cada beso.

Lo usamos como arma arrojadiza,

como aguja en lugar de como hilo.

No suponen el logro del amor:

-Es solo la demanda del afecto

la que ofrecen si son en la mejilla-.

No buscan la caricia de otra fiebre

que humedezca las lágrimas o el iris.

Pues no hay obsequio sino súplica

que espera en su cinismo

la réplica distante

de otro labio sin pulso ni cadencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s