Nocturna siembra


Salgo a pasear -nocturno-

con la rotunda alevosía que concede

la noche y su tan cómplice espesura.

Y en el abanico de sombras superpuestas

destaca ante mis ojos

un bien labrado campo en su barbecho.

Las ondas, renombradas caballones,

segmentan rectilíneas

la tierra y su perfecto cometido.

Yo admiro su uniforme compostura

y al tiempo me parecen

el dorso no esculpido de cansados

caballitos de arena que hoy aguardan

la futura eclosión de las adelfas.


Redondo caballón que siempre aguardas

al tacto de las aguas espumosas

sobre el valle convexo de tu lomo,

y deseas la caricia del huertano

cuando ciñe en tu piel cada semilla

para ser luego el fruto de tu pose.

No dejes que otra vez la madrugada

descanse moribunda en tu barbecho,

y muéstrame el futuro de la siembra

que traerá la esperanza de otras flores

con que aguardar paciente en la mañana.
20-01-15

Anuncios

One response to “Nocturna siembra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s