Lo inabarcable


Lo inabarcable

Lo inabarcable,

recogido en el vaso

cristalino del mar,

nos concedía aquella noche

las sílabas más tiernas, los gestos más sucintos

que emanaban su aroma de salitre y hojas secas.

Pues juntos, de la mano,

contemplamos la espuma sin saber,

sin apenas intuir

el pulso de la mar y su corriente.

Pero una paz antigua

lejana, incomprensible,

lamió nuestras pestañas

con su aliento vivaz de arena fina.

Y al asir nuestras manos

hicimos de los dedos

la trenza de un coral inextinguible.

Supimos que a pesar del tiempo y su raíz,

de lo insondable de las aguas,

la trenza de coral -varado esqueje-

erraría imposible,

perpetua en las retinas

del líquido cristal que nos sostuvo.

16-11-14.

20141115_172707

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s